Judith Leyster, la maestra de la pintura holandesa del siglo XVII

Junto a los nombres de Rembrandt y Vermeer se encuentra el de esta gran artista holandesa que fue olvidada por más de dos siglos.

En la ciudad holandesa de Harleem, nació Judith Leyster y se sabe que fue bautizada el 28 de julio de 1609. Judith fue la octava hija. Su padre Jan Willemsz Leyster, el apellido de la familia lo tomó Jan del nombre de una cervecería de la era dueño. Leyster significa en holandés estrella guía. Casi nada se sabe de los primeros años de la artista, como de cuando ni bajo la tutela de quién inició sus primeros pasos en la pintura. Se cree que su primer maestro fue Pieter Franz de Grebber. Lo que es cierto es que a los diecinueve años Judith destacaba ya entre los principales pintores holandeses y así lo demuestra el hecho de que quede incluida en el libro de Samuel Ampzing sobre Harleem escrito en 1628.

El poder económico de Holanda en esos momentos con el comercio de las especies, eran llevadas a Europa desde el Océano Pacífico y entraban por los puertos holandeses. La consolidación de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, como una las primeras empresas trasnacionales convirtió a Holanda en una potencia económica y cultural en el viejo continente. En 1633 Judith se convirtió en la segunda y última mujer en el siglo XVII en ser aceptada en el gremio de pintores de San Lucas en Harleem. La otra fue Sara van Baabbergen en 1631.

Alrededor de 1628 la familia se trasladó a la ciudad de Vreeland, donde al parecer Judith entró en contacto con una serie de artistas holandeses que después de haber viajado a Italia, habían adoptado algunas de las técnicas de Caravaggio y que son conocidos como los Caravaggitias de Utrecht, población en la que residían la mayor parte de ellos. La familia sólo permaneció en Vreeland, antes de mudarse a Amsterdam, Judith regresó a Harleem en 1631 y parece haber conocido a Frans Hals y se dice que influenció su trabajo a pesar de que los temas de Leyster son diferentes a los del pintor alemán, incluso se sabe que en 1635 Leyster tenía tres discípulos y que Hals le robó a uno, por lo que Judith interpuso una demanda legal en contra la madre del discípulo que ganó y la mujer tuvo que pagar una compensación económica.

En 1636 Judith Leyster se casó con el pintor Jans Miense Molenaer, una vez que tomó las responsabilidades del matrimonio y su producción pictórica fue menor. El matrimonio se mudó a Amsterdam en busca de mejores oportunidades económicas y vivió en la ciudad por once años, para finalmente regresar a Harleem. Donde Judith murió en 1660.

Durante los siguientes siglos fue olvidada y su trabajo constantemente confundido con el de Frans Hals. En 1893 Cornelis Hofstede de Groot publicó un artículo en el que demostraba la autoría de Judith de siete cuadros que se atribuían a Frans Hals, el historiador del arte demostró que seis de las obras estaban firmadas por la artista holandesa, su firma se limita a sus iniciales J L conectadas a una estrella.

Entre las obras más importantes de Judith se encuentra el autorretrato con el que se cree se presentó ante el gremio de San Lucas en Harleem, en 1633.  En él se ve a la artista frente a un lienzo en progreso y a ella desenfadada volteando a un interlocutor que no alcanzamos a ver, su brazo se apoya en contra del respaldo de la silla, elegantemente vestida lleva en una mano la paleta con los oleos y en a otra el pincel. La pintura se encuentra actualmente en la National Gallery de Washington.

Hoy se reconocen alrededor de 40 obras de su autoría entre ellas naturalezas muertas, pinturas con diferentes personajes de la cotidianidad de Harleem y su libro sobre tulipanes de 1643.

OTRAS COLUMNAS DE ARMANDO ENRÍQUEZ:

Nadezhda Plevitskaya, huyó con el circo para triunfar y volverse espía.

Josefa Cuevas de Sansores, la primera geóloga mexicana.

Mujeres que nos dieron patria.

Leonor Villegas de Magnón, enfermera para todos.

Irena Sendler, el silencio del heroísmo.

Patricia Highsmith, la novela negra en su máxima expresión.

Hildegarda de Bingen, una mujer excepcional.

Patsy O’Connell, repeliendo los estándares de sus tiempos.

Nico, la voz alemana del rock.

Hojo Masako, una guerrea japonesa.

Esther Luque Muñoz, la primera farmaceuta mexicana.

Urraca, la primera reina de Castilla y de España.

Inés Arredondo, protagonista de las letras mexicanas.

María la Hebrea, madre de la alquimia occidental y de la química.

Madam C.J. Walker, la primera negra empresaria y millonaria en Estados Unidos.

Raymonde de Laroche, la primera aviadora con licencia.

Isabel de Barreto, historia de una expedición fracasada.

María de Estrada, la mujer que llegó con Hernán Cortés.

Catalina de Bustamante, la primera educadora en América.

Adela Sequeyro, pionera del cine mexicano.

Ching Shih, la pirata dueña del Mar de China.

Refugio Barragán de Toscano, novelista mexicana del siglo XIX.

Leonor de Aquitania, la madre de Ricardo corazón de León.

Nellie Campobello, escritora secuestrada.

Properzia de Rossi escultora renacentista.

María del Pilar Roldan, primera medallista olímpica mexicana.

Mary Anning y los dinosaurios.

Dolores Correa y Zapata convicción por educar y formar.

Billie Holiday, una fruta maravillosa del jazz.

Eloísa, monja a la fuerza.

Matilde Landeta o la desgracia de querer dirigir cine en México.

Wu Zetian, la única emperatriz china.

María Teresa Castelló, Girasola preservando nuestra cultura.

Beatrix Potter, la vida con la naturaleza.

Angélica Morales Von Sauer, pianista mexicana.

Artemisa I de Caria, Capitana de Barcos.

Las brujas de la noche: Pilotos soviéticas de la II Guerra Mundial.

Paris Pismis, la astronomía moderna en México.

Isabel La Católica, reina de Castilla, simiente de un imperio.

Isabel dos Santos, la mujer más rica de África.

Armando Enríquez Armando Enríquez (199 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *