Khutulun la bisnieta de Gengis Khan

Entre las guerreras más formidables de la antigüedad se encuentra esta princesa mongol de la que el mismo Marco Polo hizo referencia.

En pleno siglo XIII, imaginemos la nube de polvo surgida de los cascos de los caballos galopando en la lejanía y cargando contra sus enemigos. Al frente de la horda de mongoles listos para ampliar las fronteras de un imperio, que se extiende desde Europa del este hasta el lejano Oriente y comprende también el Medio Oriente, se encuentra uno de los más poderosos señores de la aristocracia mongol: Kudai. A su lado no va ninguno de sus catorce hijos varones si no su poderosa y aguerrida hija Khutulun.

El enorme imperio mongol se dividía en diferentes Khanatos que eran regidos por señores, en teoría fieles al Gran Khan. Uno de ellos era Kudai, su señor el poderoso Kublai Khan.

Como los más poderosos señores de Mongolia, Khutulun era descendiente directa Genghis Khan fundador de la nación y sobrina Kublai Khan del que escribió Marco Polo. El viajero italiano también conoció y retrató en su libro de viajes a Khutulun de quien escribió que además de su gran belleza y enorme estatura, era capaz de lanzarse sobre las tropas enemigas y rescatar a los cautivos con la misma habilidad con la que un halcón se roba a las gallinas. Pero también parece haber sido parte de su estrategia en el campo de batalla ir en contra de las fuerzas enemigas; escoger a un sólo adversario para aislarlo y combatirlo, lo que funcionaba, al parecer también, asustando a los ejércitos enemigos que veían a la princesa guerrera como protegida por los dioses, por el éxito de sus incursiones entre las tropas enemigas.

Khutulun nació alrededor de 1260 en medio de una familia llena de hijos hombres. Su nombre significa luz de luna y los historiadores y leyendas también la conoce como Ay Yuruq y Aijaruc. Khutulun creció con los hoscos juegos y actividades que eran la parte de la enseñanza de sus hermanos. Khutulun era diestra en las principales habilidades que se exigían a los más valiosos guerreros; era una excelente jinete, era diestra con el arco y una maestra en la lucha cuerpo a cuerpo. De los catorce hijos varones de Kudai, al parecer ninguno podía con su hermana. La época fue de gran turbulencia entre los grandes señores mongoles. Principalmente entre Kublai Khan el líder del imperio mongol y Kudai el padre de Khutulun que dominaba desde las planicies siberianas hasta lo que es hoy la India. 30 años duro la guerra entre Kublai Khan y Kudai.

Cuando llegó el momento de que la princesa se casara, Khutulun impuso un reto a todos sus pretendientes; debían derrotarla en lucha a cuerpo, el que la venciera de lograría su mano. En caso de ser ella la vencedora, el derrotado debería de pagar su derrota a la princesa con caballos, el bien más valioso en aquella sociedad que había forjado un imperio gracias a su caballería. Ningún hombre derrotó a Khutulun y ella se hizo de una fortuna que consistía en diez mil caballos.

Sin embargo, ya sea por envidia o por rencor de aquellos que fueron derrotados por la aguerrida princesa, comenzaron a correr maliciosos rumores acerca de una supuesta relación incestuosa entre la princesa y su padre.

Por lo tanto, Khutulun decidió casarse quitando el reto, existe una controversia en la identidad del elegido, se dice que fue un guerrero allegado a su padre, otras fuentes y leyendas dicen que la identidad del esposo era la de un príncipe mongol. Lo cierto es que casi nada se sabe acerca del matrimonio de Khutulun.

Kudai intentó en vida nombrar a Khutulun como su sucesora en el Khanato pero encontró rechazo de sus hombres ante todo porque tenía catorce hijos varones que tenían derechos directos sobre la sucesión del líder mongol. A pesar de ello hasta su muerte Khutulun no sólo fue la principal guerrera de su padre, si no también fue su consejera en muchos asuntos políticos y de la corte.

Kudai murió en 1301, herido en batalla. Khutulun fue relegada por sus hermanos. Uno de ellos incluso la conminó a regresar a las tijeras y las ajugas como lo exigía su género. La excepción fue uno llamado Orus con quién la guerrera se alió tras la muerte de su padre para reclamar el Khanato en nombre de su hermano, al parecer ella se contentaría con que se le nombrará para dirigir a los ejércitos del Khanato. Sin embargo, no tuvo éxito en su conspiración.

En 1306 bajo circunstancias que nunca quedaron claras y que han dado lugar a diferentes teorías de conspiración en su contra y leyendas, Khutulun murió. Tenía alrededor de 45 años.

La figura de temible guerrera se inmortalizaría en occidente tanto en la literatura, como en la música como Turandot. La cultura mongol la recuerda como una luchadora que jamás fue derrotada, los luchadores utilizan una especie de chaleco con una abertura en el pecho que permite ver que no tienen senos.

OTRAS COLUMNAS DE ARMANDO ENRÍQUEZ:

Soledad González, la mujer detrás de los revolucionarios.

Tres documentalistas mexicanas.

Eartha Kitt cantante de Jazz, activista y Gatúbela.

Judith Leyster, la maestra de la pintura holandesa del siglo XVII.

Nadezhda Plevitskaya, huyó con el circo para triunfar y volverse espía.

Josefa Cuevas de Sansores, la primera geóloga mexicana.

Mujeres que nos dieron patria.

Leonor Villegas de Magnón, enfermera para todos.

Irena Sendler, el silencio del heroísmo.

Patricia Highsmith, la novela negra en su máxima expresión.

Hildegarda de Bingen, una mujer excepcional.

Patsy O’Connell, repeliendo los estándares de sus tiempos.

Nico, la voz alemana del rock.

Hojo Masako, una guerrea japonesa.

Esther Luque Muñoz, la primera farmaceuta mexicana.

Urraca, la primera reina de Castilla y de España.

Inés Arredondo, protagonista de las letras mexicanas.

María la Hebrea, madre de la alquimia occidental y de la química.

Madam C.J. Walker, la primera negra empresaria y millonaria en Estados Unidos.

Raymonde de Laroche, la primera aviadora con licencia.

Isabel de Barreto, historia de una expedición fracasada.

María de Estrada, la mujer que llegó con Hernán Cortés.

Catalina de Bustamante, la primera educadora en América.

Adela Sequeyro, pionera del cine mexicano.

Ching Shih, la pirata dueña del Mar de China.

Refugio Barragán de Toscano, novelista mexicana del siglo XIX.

Leonor de Aquitania, la madre de Ricardo corazón de León.

Nellie Campobello, escritora secuestrada.

Properzia de Rossi escultora renacentista.

María del Pilar Roldan, primera medallista olímpica mexicana.

Mary Anning y los dinosaurios.

Dolores Correa y Zapata convicción por educar y formar.

Billie Holiday, una fruta maravillosa del jazz.

Eloísa, monja a la fuerza.

Matilde Landeta o la desgracia de querer dirigir cine en México.

Wu Zetian, la única emperatriz china.

María Teresa Castelló, Girasola preservando nuestra cultura.

Beatrix Potter, la vida con la naturaleza.

Angélica Morales Von Sauer, pianista mexicana.

Artemisa I de Caria, Capitana de Barcos.

Las brujas de la noche: Pilotos soviéticas de la II Guerra Mundial.

Paris Pismis, la astronomía moderna en México.

Isabel La Católica, reina de Castilla, simiente de un imperio.

Isabel dos Santos, la mujer más rica de África.

Armando Enríquez Armando Enríquez (183 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Un comentario sobre “Khutulun la bisnieta de Gengis Khan

  • el 10 mayo, 2016 a las 3:04 am
    Permalink

    Nunca había escuchado hablar de ella, que mujer tan valiente. Gracias por compartir.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *