Los hábitos y el hábito de la lectura

En mis anteriores columnas les platiqué de los primeros dos pilares que en Mi Club de Cuentos creemos son parte fundamental para desarrollar el hábito de la lectura: el acceso a la lectura y el leer en familia. Antes de seguir explorando nuestros pilares, les quiero platicar sobre los hábitos, su importancia y cómo la lectura se convierte en uno.

Al ser pequeños somos como una hoja en blanco que con el paso de los años se va llenando de sueños, ilusiones, proyectos, tareas y metas por cumplir. Conforme crecemos vamos adquiriendo ciertos hábitos que se dan de forma automática, tales como lavarnos los dientes, bañarnos diario o lavarno las manos antes de comer y después de ir al baño. Pero alguna vez se han preguntado, ¿qué es un hábito, cómo se crea y porqué es importante?

Los hábitos son tareas o comportamientos que repetimos diariamente, de forma automática y aparentemente sin esfuerzo. Son rutinas o procesos que nos mantienen enfocados y alineados con nuestros objetivos, y sin estas rutinas muy posiblemente fallaremos una y otra vez en el cumplimiento de nuestros objetivos.

Podemos decir que los hábitos son las rueditas que nos ayudan a avanzar hacia el logro de nuestros objetivos. Y podemos pensar, ¿cómo lavarme las manos es un hábito que me ayuda en el logro de un objetivo? En este ejemplo podemos concluir que el objetivo es no enfermarnos por consumir alimentos contaminados con bacterias provenientes de nuestras manos, por lo tanto el  hábito de lavarlas antes de comer nos ayuda para cumplir este objetivo.

Y si bien hay algunos hábitos que se crean de forma muy sencilla, se requiere de motivación y esfuerzo para que un hábito perdure a través de la vida. No tenemos una varita que por arte de magia nos haga despertar con nuevos hábitos, y tanto esfuerzo se requiere, que muchos de nuestros deseos por tener un nuevo objetivo, como perder peso comiendo sanamente, se desvanecen al tercer día de comer lechugas.

Se dice que la creación de un hábito se da a los 21 días de repetir una actividad, y también se estima que el 45% de las actividades que realizamos a diario son hábitos, por lo que muchos de nuestros hábitos determinan nuestra vida.

La importancia de los hábitos radica en cómo nos ayudan al logro de nuestros objetivos, y hay quien dice que los hábitos diarios son la forma de convertir grandes sueños en realidad. Y no se trata de tener buenos o malos hábitos, eso cada quien lo determinará, el punto es cómo esos hábitos nos ayudan al logro de nuestros objetivos.

Y en lo que se refiere a crear el hábito de la lectura, este nos requiere de esfuerzo, motivación y constancia, de otra forma no se generará, no perdurará y la lectura no se dará de forma natural y nos perderemos de los beneficios que nos ofrece.

Si como padres no somos lectores, aún así podemos inculcar el hábito en nuestros hijos, y si ya somos lectores, los siguientes tips también nos servirán si no estamos muy seguros de como comenzar a trabajar con nuestros niños el desarrollo de este hábito.

  1. Empezar poco a poco estableciendo metas específicas. No importa que tan pequeños sean nuestros hijos, desde bebés podemos leer con ellos. Lo importante en este paso es comenzar poco a poco, podemos leer con ellos una página por día durante una semana e ir incrementando el número de páginas. Mucho dependerá de su atención el cómo podemos ajustar la cantidad de páginas a leer o el tiempo dedicado a la lectura.
  2. Definir un plan con recordatorios. Un aspecto crucial para desarrollar un hábito es la constancia, tener un plan definido de horarios y tener los materiales a utilizar listos y siempre a la mano nos ayudará a no generar excusas que nos alejen de nuestra meta. Tener recordatorios en nuestro calendario también nos hará más fácil la tarea de visualizar la actividad y dedicarle el tiempo que tenemos destinada a ella sin interrupciones.
  3. Crear un ambiente y ritual propicio para la lectura. Crear un ambiente y un ritual que nos indique que se acerca la hora de leer nos ayudará a que el niño comience a identificar el momento del día que se dedicará a la lectura.
  4. Celebrar los logros. Terminar un cuento se puede celebrar como un logro para el niño, al terminar cada cuento podemos darle una porra al niño para hacerle saber que el tiempo dedicado a la lectura valió la pena.

Desarrollar un hábito nos requiere esfuerzo, motivación y dedicación; y esto no es diferente para el hábito de la lectura. Sin embargo, los beneficios que obtendremos al crear el  hábito de la lectura en nuestros hijos y en nosotros mismos, por mucho sobrepasaran el tiempo dedicado en la creación del mismo.

Por: Karla Puga
www.miclubdecuentos.com
FB: Mi Club de cuentos
TW: @miclubdecuentos

Karla Puga Karla Puga (10 Posts)

Karla nació y creció en la Ciudad de México. Es una persona apasionada a la que le gusta hacer que las cosas sucedan. Durante sus años de preparatoria participó en el Modelo Nacional de Naciones Unidas en el ITESM. Durante sus estudios universitarios, participó en un programa de intercambio en Vancouver, Canadá, donde obtuvo un certificado en Mercadotecnia otorgado por la Universidad de Bristish Columbia. Vivir en el extranjero fue una de las experiencias más gratificantes para ella, ya que trabajar con diferentes culturas fue muy enriquecedor. Al graduarse de la maestría decidió que su siguiente proyecto profesional sería como fundadora de Grupo Kitma. El primer producto que la compañía ha lanzado al mercado es "Mi Club de Cuentos", una aplicación desarrollada para iOS que busca ayudar a generar el hábito de la lectura en los niños de una forma diferente y divertida usando la tecnología como medio habilitador. Karla llevó a Mi Club de Cuentos a ser aceptada en la primera generación de aceleración de Mass Challenge México.


Share
Karla Puga

Karla Puga

Karla nació y creció en la Ciudad de México. Es una persona apasionada a la que le gusta hacer que las cosas sucedan. Durante sus años de preparatoria participó en el Modelo Nacional de Naciones Unidas en el ITESM. Durante sus estudios universitarios, participó en un programa de intercambio en Vancouver, Canadá, donde obtuvo un certificado en Mercadotecnia otorgado por la Universidad de Bristish Columbia. Vivir en el extranjero fue una de las experiencias más gratificantes para ella, ya que trabajar con diferentes culturas fue muy enriquecedor. Al graduarse de la maestría decidió que su siguiente proyecto profesional sería como fundadora de Grupo Kitma. El primer producto que la compañía ha lanzado al mercado es "Mi Club de Cuentos", una aplicación desarrollada para iOS que busca ayudar a generar el hábito de la lectura en los niños de una forma diferente y divertida usando la tecnología como medio habilitador. Karla llevó a Mi Club de Cuentos a ser aceptada en la primera generación de aceleración de Mass Challenge México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *