Leer ¿en vacaciones?

El verano y las vacaciones han llegado, y a pesar del clima lluvioso que hemos tenido en gran parte del país, nuestra mente suele pensar en playa, sol, descanso y en alejarnos de las actividades del día a día. Sin embargo, ¿has pensado cómo el cambio de rutina puede afectar la habilidad lectora de tus hijos?

Si bien podemos creer que unas semanas de descanso, de levantarse y acostarse tarde y de romper rutinas no tienen gran impacto en el desarrollo de habilidades de nuestros niños, la realidad es otra.

Durante el verano es importante que los niños en edad escolar no pierdan el hábito de la lectura ya que con esto sus habilidades de lenguaje se seguirán desarrollando. Si los niños no leen de forma regular durante los meses de receso escolar, pueden caer en una “resbaladilla de verano”, lo que resulta en una disminución en su habilidad lectora. Y si crees que esto no es cierto, imagina que durante meses tocas un instrumento musical, llegan las vacaciones y decides dejarlo durante todo el periodo vacacional. Al reiniciar tus actividades normales tomas de nuevo tu instrumento, y si bien podrás tocar algunas melodías, seguramente no con la misma facilidad que tenías antes de irte de vacaciones e incluso es posible que se te olvide como tocar algunas notas y acordes. Ahora bien, si tienes un amigo que toca el mismo instrumento y el decide no dejar de tocar durante las vacaciones, al regresar a las actividades diarias, no tocarás tan bien como tu amigo que no dejó de practicar.

Con la lectura pasa lo mismo, y estas diferencias se vuelven más pronunciadas conforme el niño avanza de grado escolar ya que si dejamos de leer durante el verano, el niño no solo sentirá que ha olvidado algunas de las cosas que aprendieron en el ciclo escolar, algunas realmente las habrá olvidado.

Y aunque leer no se antoje mucho cuando estamos de vacaciones, podemos evitar caer en esta resbaladilla de verano siguiendo estas recomendaciones:

  • Mantén el interés de tus hijos en la lectura relacionándola con las actividades que realizarán durante el verano. Por ejemplo, si van a visitar un acuario, lean un cuento que hable de peces o busquen artículos de la vida marina. El leer algo relacionado con lo que han visto les ayudará a trasladar la lectura a un contexto más amplio.
  • Permite que tus hijos seleccionen lo que quieren leer. Si tus niños ya tienen edad suficiente para leer por si solos, el permitirles seleccionar un cuento de su biblioteca hará que se sientan más entusiasmados por leer a diferencia de si tú seleccionas el texto. Eso sí, debemos tener cierto control sobre los materiales que estén disponibles para ellos para asegurarnos que sean libros aptos para su edad.
  • Si a tus hijos no les gusta leer, busca incentivos para atraerlos a la lectura. Por ejemplo, si a tu hija le gusta el basquetbol, accede a llevarla a una cancha a jugar si cumple con un calendario de lectura semanal. De esta forma, poco a poco irá viendo los beneficios de la lectura, no solo relacionados con su salida a jugar sino también con lo que va aprendiendo.
  • Apóyate en las actividades que se realizan en bibliotecas y librerías. Durante el verano suele haber eventos relacionados con la lectura en librerías y bibliotecas tales como: talleres de lectura, cuenta cuentos y presentaciones de libros entre otros. Recuerda que el dar acceso a materiales de lectura es crucial para desarrollar el hábito.
  • Si sales de viaje, no es necesario que lleves una pila de libros como equipaje para continuar con la lectura. Las opciones digitales facilitan que tengas acceso a cuentos para tus hijos desde un dispositivo. Bibliotecas como Mi Club de Cuentos (disponible para iOS) te brindan acceso a una variedad de cuentos para niños de todas las edades sin necesidad de pagar sobre equipaje por llevar libros.
  • Hagan de la lectura un acto social entre familia. Si todos se reúnen en la sala de casa a leer durante 20 a 30 minutos, pueden leer cada quien sus libros o pueden interactuar como familia para leer. Por ejemplo, cada quien puede ser un personaje de la historia y hacer la lectura en voz alta, pasarán un rato muy agradable y les aseguro que 30 minutos se irán como agua.

Como podemos ver, no hay excusas para dejar de leer en el verano. Actualmente contamos con muchas opciones que no se limitan a los libros físicos para seguir con una rutina de lectura en vacaciones y evitar que nuestros hijos pierdan parte de las habilidades que han desarrollado durante el ciclo escolar. Y si bien puede ser más complejo el encontrar la forma de meter la lectura en las actividades del periodo vacacional, con imaginación y creatividad podemos seguir desarrollando este hábito durante las vacaciones.

Por: Karla Puga
www.miclubdecuentos.com 
FB: Mi Club de cuentos 
TW: @miclubdecuentos

Karla Puga Karla Puga (17 Posts)

Karla nació y creció en la Ciudad de México. Es una persona apasionada a la que le gusta hacer que las cosas sucedan. Durante sus años de preparatoria participó en el Modelo Nacional de Naciones Unidas en el ITESM. Durante sus estudios universitarios, participó en un programa de intercambio en Vancouver, Canadá, donde obtuvo un certificado en Mercadotecnia otorgado por la Universidad de Bristish Columbia. Vivir en el extranjero fue una de las experiencias más gratificantes para ella, ya que trabajar con diferentes culturas fue muy enriquecedor. Al graduarse de la maestría decidió que su siguiente proyecto profesional sería como fundadora de Grupo Kitma. El primer producto que la compañía ha lanzado al mercado es "Mi Club de Cuentos", una aplicación desarrollada para iOS que busca ayudar a generar el hábito de la lectura en los niños de una forma diferente y divertida usando la tecnología como medio habilitador. Karla llevó a Mi Club de Cuentos a ser aceptada en la primera generación de aceleración de Mass Challenge México.


Share
Karla Puga

Karla Puga

Karla nació y creció en la Ciudad de México. Es una persona apasionada a la que le gusta hacer que las cosas sucedan. Durante sus años de preparatoria participó en el Modelo Nacional de Naciones Unidas en el ITESM. Durante sus estudios universitarios, participó en un programa de intercambio en Vancouver, Canadá, donde obtuvo un certificado en Mercadotecnia otorgado por la Universidad de Bristish Columbia. Vivir en el extranjero fue una de las experiencias más gratificantes para ella, ya que trabajar con diferentes culturas fue muy enriquecedor. Al graduarse de la maestría decidió que su siguiente proyecto profesional sería como fundadora de Grupo Kitma. El primer producto que la compañía ha lanzado al mercado es "Mi Club de Cuentos", una aplicación desarrollada para iOS que busca ayudar a generar el hábito de la lectura en los niños de una forma diferente y divertida usando la tecnología como medio habilitador. Karla llevó a Mi Club de Cuentos a ser aceptada en la primera generación de aceleración de Mass Challenge México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *