4 errores al desarrollar el hábito de la lectura en los niños

En anteriores columnas les he platicado sobre la importancia de la lectura y algunas razones de por qué debemos incentivarla desde edad temprana en nuestros hijos. Hay una frase que dice: “Esperar a que un niño aprenda a leer para leerle sería como esperar a que aprenda a hablar para hablarle”.

Y esto es muy cierto, a veces creemos que porque nuestros hijos son muy pequeños no entienden lo que se les lee, pero la realidad es que ellos entienden lo que ocurre en las historias y se apoyan en las ilustraciones para construir las imágenes en su mente. Las habilidades que adquieren desde pequeños se van construyendo gracias a los estímulos que reciben y se ha demostrado que leerles desde que son bebés los ayuda a desarrollar sus habilidades de lenguaje de mejor manera.

Cuando los niños son pequeños y aún no saben leer, es nuestra responsabilidad leerles para ayudarlos a desarrollar este hábito.

La lectura en voz alta es crucial en este etapa así como ayudarlos a construir este hábito, por esto les comparto cuatro errores que solemos realizar cuando queremos introducir a nuestros hijos al mundo de la lectura:

  1. No permitir que interrumpan la narración cuando leemos con ellos. Cuando leemos en voz alta con nuestros hijos, pensamos que debemos leer la historia de corrido para que el niño entienda la totalidad de la misma y no nos gusta que nos interrumpan. Sin embargo, las interrupciones que hacen los niños se deben a que nos quieren decir algo o porque quieren hacer alguna asociación entre lo leído y su experiencia. Mientras leemos, el niño le va dando significado a lo que lee y es común que los niños hablen más de una historia mientras la leen que una vez que la terminan. Pedirles que no nos interrumpan rompería este periodo de darle sentido al relato, por eso a pesar de que nos puede llegar a exasperar ser interrumpidos de forma constante, es importante darles la oportunidad de que involucren sus vivencias en el relato y a la vez, que el relato cambie su visión del mundo.
  2. Leerles solo libros sencillos y sin capítulos. A pesar de que podamos pensar que el tiempo de atención de nuestros hijos aún es muy corto, a partir de los 4 -5 años es importante leer con ellos libros que tengan capítulos. Esto no quiere decir que les leas todo el libro en una sola sesión, se pueden partir por capítulos leyendo 1 o 2 capítulos por día dependiendo de la longitud de los mismos. Uno de los beneficios que esto nos ofrece es enseñarles otro tipo de libros y si bien el proceso puede ser abrumador, lo recomendable es introducir este tipo de libros poco a poco y acompañarlos en el proceso de conocer otro tipo de libro. Así mismo, los libros con capítulos son un buen apoyo para cuando están aprendiendo a leer ya que nos pueden ayudar a comenzar el proceso en el que el niño es el que nos lee al adulto.
  3. No expandir el tipo de lectura que se lee. Así como es importante no forzar la lectura en los niños, también es importante permitirles leer sobre los temas que más les gusten. El niño debe ser capaz de escoger, en la medida de lo posible, qué quiere leer. Puede ser que durante un tiempo el niño muestre predilección por ciertos temas o por un cuento en particular y de un día a otro pareciera que su gusto cambia radicalmente por otro. Debemos permitir que el niño cambie de gustos y de temas, ya que el forzarlo a un tema específico puede provocar que la lectura le genere desagrado. Para esto es particularmente de ayuda tener acceso a bibliotecas digitales como Mi Club de Cuentos, ya que al tener acceso a una colección de libros de diferentes temas nos facilitará encontrar temas de interés de los niños sin tener que invertir tanto tiempo y dinero al buscarlos en librerías convencionales.
  4. No crear una rutina. Así como todos los hábitos toman tiempo y esfuerzo en desarrollarse, con la lectura ocurre lo mismo. Si queremos que nuestros hijos se conviertan en lectores, debemos crear una rutina para que puedan destinar un espacio de tiempo definido a esta actividad. Como todos los hábitos, la constancia y regularidad es clave para lograrlo, si también tenemos un espacio destinado a la lectura, el resultado será aún mejor porque nuestros pequeños asociaran cierto tiempo y lugar para destinar a la lectura.

Hay que recordar también que la importancia de la lectura radica en que lo leído se convierte en conocimiento y esto nos ayuda a ser más competitivos en un mundo que avanza a pasos agigantados. De nosotros, como padres y adultos que tenemos niños en nuestro entorno, depende dotarlos con las herramientas que en un futuro les permitirán ser profesionales más competitivos y la lectura, es una de ellas.

Por: Karla Puga
FB: Mi Club de cuentos 
TW: @miclubdecuentos

Karla Puga Karla Puga (24 Posts)

Karla nació y creció en la Ciudad de México. Es una persona apasionada a la que le gusta hacer que las cosas sucedan. Durante sus años de preparatoria participó en el Modelo Nacional de Naciones Unidas en el ITESM. Durante sus estudios universitarios, participó en un programa de intercambio en Vancouver, Canadá, donde obtuvo un certificado en Mercadotecnia otorgado por la Universidad de Bristish Columbia. Vivir en el extranjero fue una de las experiencias más gratificantes para ella, ya que trabajar con diferentes culturas fue muy enriquecedor. Al graduarse de la maestría decidió que su siguiente proyecto profesional sería como fundadora de Grupo Kitma. El primer producto que la compañía ha lanzado al mercado es "Mi Club de Cuentos", una aplicación desarrollada para iOS que busca ayudar a generar el hábito de la lectura en los niños de una forma diferente y divertida usando la tecnología como medio habilitador. Karla llevó a Mi Club de Cuentos a ser aceptada en la primera generación de aceleración de Mass Challenge México.


Share
Karla Puga

Karla Puga

Karla nació y creció en la Ciudad de México. Es una persona apasionada a la que le gusta hacer que las cosas sucedan. Durante sus años de preparatoria participó en el Modelo Nacional de Naciones Unidas en el ITESM. Durante sus estudios universitarios, participó en un programa de intercambio en Vancouver, Canadá, donde obtuvo un certificado en Mercadotecnia otorgado por la Universidad de Bristish Columbia. Vivir en el extranjero fue una de las experiencias más gratificantes para ella, ya que trabajar con diferentes culturas fue muy enriquecedor. Al graduarse de la maestría decidió que su siguiente proyecto profesional sería como fundadora de Grupo Kitma. El primer producto que la compañía ha lanzado al mercado es "Mi Club de Cuentos", una aplicación desarrollada para iOS que busca ayudar a generar el hábito de la lectura en los niños de una forma diferente y divertida usando la tecnología como medio habilitador. Karla llevó a Mi Club de Cuentos a ser aceptada en la primera generación de aceleración de Mass Challenge México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *