Protección solar antes, durante y después de la exposición

En #MamaáEjecutiva te compartimos algunos tips de protección solar para antes, durante y después de tomar el sol estas vacaciones de Semana Santa. 

Antes de la exposición sol

Para escoger el protector solar adecuado para ti, necesitas tener en cuenta tu tipo de piel y el tiempo de exposición. Las pieles muy claras siempre se queman, nunca se broncean, y por ello necesitan protección alta. Las pieles oscuras raramente se queman por lo que les funciona una protección media.

  • Aplica generosamente el protector solar media hora antes de exponerte al sol. Si la cantidad aplicada no es adecuada, el nivel de protección será significativamente reducido.
  • En todos los casos, evita la exposición prolongada aún cuando uses protección solar.
  • En niños menores de seis meses de edad no se recomienda la exposición al sol. Consulta a tu médico.
Durante la exposición al sol
  • El bronceado es un proceso que resulta más efectivo si se hace por etapas, así que disfruta del sol durante periodos cortos.
  • El primer día de tus vacaciones no te expongas a los rayos del sol durante muchas horas. Comienza con 10 minutos y ve aumentando el tiempo paulatinamente sin sobrepasar dos horas continuas de exposición.
  • Replica el protector solar cada dos horas o luego de sudar, nadar, bañarte o secarte con una toalla, para mantener su efectividad.
  • No te olvides de los labios, su fina piel apenas tiene protección propia por lo que es importante protegerlos.
  • Evita exponerte al sol durante el embarazo pues puede ocasionar la aparición de manchas llamadas “cloasma”.
Después de la exposición al sol
  • No olvides tomar muchos líquidos e hidratar tu piel al final del día y mantener el bronceado por más tiempo.
  • Los rayos UVA son los causantes del envejecimiento prematuro y hasta del cáncer de piel. Protégete diariamente no solo cuando vas a la playa.
  • Usa protector solar incluso en días nublados, pues los rayos UV pueden traspasar la atmósfera en estas condiciones y causar quemaduras solares sin que te des cuenta.
  • Los accesorios como gafas y sombreros son un buen complemento para protegerte de los rayos del sol.

El protector solar es un artículo que no puede faltar en tu maleta de viaje, pues es clave para cuidar tu piel y la de toda tu familia de los daños del sol. Incluso debes aplicarlo diariamente si te quedas en casa, recuerda que la protección solar es esencial no importa dónde te encuentres.

*Con información de la CANIPEC

Mamá Ejecutiva (1251 Posts)

Toda la información para la mujer que es mamá, esposa y profesionista, que busca lo mejor para su vida personal, familiar y profesional.


Share

Mamá Ejecutiva

Toda la información para la mujer que es mamá, esposa y profesionista, que busca lo mejor para su vida personal, familiar y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *