Huda Sha’arawi, del harén a la lucha feminista

Formada en el más tradicional y machistas de los ambientes islámicos, Huda Sha’arawi fomentó la lucha feminista y la equidad de género que proclama el Corán.

Huda Sha’arawi fue una mujer fuera de serie y una verdadera feminista en una de las comunidades mas machistas que aún existen hoy en día, los pueblos dominados por el Islam. Si bien es cierto que nos gusta acusar a los musulmanes de misóginos y machistas, el machismo alcanzado en la civilización judeo-cristiana ha sido en su momento escandaloso y lo sigue siendo en comunidades como los judíos ortodoxos, quienes son más machistas que el común denominador de los musulmanes y solo comparables directamente a los talibanes, lo cierto es que en occidente pretendemos limpiar nuestros pecados acusando a otros y en especial a los musulmanes.

En sociedades, como la de Egipto del siglo XIX y principios del XX, donde el hombre piensa en sí mismo como centro de la sociedad y donde muchas veces el valor de la mujer se define en cuanto al valor de su hombre, surgen mujeres excepcionales decididas a cambiar su condición y la de otras mujeres desde una revolución de ideas y no con balas, ni batallas. Así es en Egipto la figura de Huda Sha’arawi quien con el mismo origen que cualquier otra mujer musulmana en aquel país de África a finales del siglo XIX luchó y defendió a las mujeres, la equidad frente al hombre y por lo tanto el derecho a las mismas condiciones de vida que ellos, desde la palabra del Corán, el libro que dicta y norma la conducta y actos de todos los musulmanes. Huda Sha’arawi no falta a la palabra del profeta y dimensiona de manera correcta la importancia de hombres y mujeres. Y no cuestiona a la fe en la que creía, si no a la interpretación sesgada de los hombres y partiendo de un problema que era particular en Egipto, se convirtió en una mujer clave para la causa feminista no sólo del mundo musulmán sino de las mujeres del mundo.

Huda Sha’arawi declaró en su momento:

Los hombres han destacado a mujeres ejemplares y las han colocado en pedestales para evadir reconocer las capacidades de todas las mujeres.” La luchadora social egipcia no estaba lejos de la verdad con esta idea.

Huda Sha’arawi nació el 23 de junio de 1879 en la ciudad egipcia de Menia, su familia era una familia de recursos y tradicionalista, por lo que Huda creció en un harén donde recibió la misma instrucción que toda niña y adolescente debía recibir conforme a su sexo, lo que la frustraba e incluso por un momento la hizo descuidar los estudios al no permitírsele estudiar lo mismo que a un niño, pues de acuerdo a las despectivas palabras de uno de sus maestros para que quería ella aprender la gramática árabe si nunca sería abogada. Su padre, de acuerdo con las memorias de Huda, murió cuando ella tenía 5 años y jugó un papel importante en la vida política de Egipto en siglo XIX. Durante sus años en el harén y su instrucción, Huda conoció a una poeta llamada Sayyida Khadija, amiga de la familia quien se convirtió en el primer modelo a seguir de la niña, pues la veía discutir con los hombres como iguales, sin sumisión a diferencia de las otras mujeres que sin educación alguna temblaban si se les pedía su opinión, fue gracias a Khadija que Huda se dio cuenta de que hombres y mujeres somos iguales y que incluso en muchas ocasiones las mujeres pueden opacar a los hombres.

Huda fue casada en un matrimonio arreglado cuando tenía 13 años con un primo de nombre Ali Sha’arawi, 23 años mayor que ella. Una de las condiciones del matrimonio fue que Alí abandonaría a su primera esposa y trataría a Huda como su única esposa, algo que por razones que están muy claras, la diferencia de edades y el respeto de Ali para su esposa niña y el no obligarla a cumplir sus obligaciones maritales, no se cumplió. Ali tuvo un hijo con la primera esposa y eso provocó que Huda regresara al hogar materno, pero con el estatus de mujer casada lo que le permitió socializar a su gusto por un lado y por el otro estudiar. Esos siete años de separación de su esposo fueron completamente formativos para Huda quien conocio entonces en esos años a tres figuras centrales para ella; Adila Nabarawi, Atiya Saqqaf y Eugenie Le Brun. Amigas y mujeres que viajaban por el mundo, ayudaron a la joven a desarrollar su ideario y la hicieron de manera consciente o inconsciente estudiar, reflexionar y tomar partido por diferentes causas relacionadas con las mujeres.

Fue a principios del siglo XX cuando Huda Sha’arawi comenzó su formación ideológica. Fundó en 1908 una asociación filantrópica de ayuda a niños y mujeres pobres de Egipto y al final de la I Guerra Mundial, Huda Sha’arawi se convirtió en una de las principales manifestantes en contra de la presencia de los británicos en Egipto. También en esos años regresó con su esposo quien la invitó a formar parte de los movimientos nacionalistas egipcios, tuvo dos hijos con Ali, el primero en 1903 y después 1905. La participación y el compromiso de Huda con la causa nacionalista la llevó a declarar: “¡Que no se diga jamás que una mujer egipcia falló por razones personales a cumplir sus deberes con la Nación!”

Ali murió en 1922 y Huda decidió a partir de ese momento dejar llevar el velo obligatorio (Niqab) para las mujeres musulmanas, algo que se volvió público cuando al año siguiente regresando de Roma, en donde estuvo presente en una serie de conferencias feministas, al bajarse del tren se despojó del Niqab ante una multitud que la esperaba y que al principio permaneció atónita ante el hecho para momentos después romper en vítores.

Huda Sha’arawi escribió en revistas en las que participó como fundadora L’Ègyptienne y el-Masreyya. Fundó la Unión Feminista Egipcia que subsiste hasta la fecha. Participó y fue parte de movimientos a favor del desarme y la paz.

Tal vez por esa sombra negativa que naciones como Estados Unidos, Francia y el Reino Unido se han empecinado en lanzar sobre todo el mundo musulmán desde principios de este siglo, la figura de Huda Sha’arawi importante para todas las mujeres del mundo, se ha ido difuminando.

Huda publicó una autobiografía que contaba los primeros años de su vida y la vida en el harén que se conoce como Los años en el Harén. Huda Sha’arawi murió a los 68 años, el 12 de diciembre de 1947.

Armando Enríquez Armando Enríquez (176 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *