Cómo ayudar a los niños a superar el duelo

La mayoría de los adultos no saben bien qué hacer o cómo ayudar a sus hijos a entender el proceso de duelo, por lo que la mayoría de las veces prefieren evitar el tema. Sin embargo, es importante dejar que los niños se desarrollen sanamente y, para ello, hay que acompañarlos durante esta etapa de aprendizaje y crecimiento.

La muerte no es la única pérdida que experimenta el ser humano. Las personas también entran en duelo por cambios fuertes en su ambiente, por ejemplo, a los niños puede costarles mucho trabajo enfrentar situaciones como mudarse a una nueva ciudad, cambiarse de escuela, separarse de sus padres o incluso pasar de la niñez a la adolescencia.

Existen tres tipos de duelo
  1. El duelo no complicado: Proceso normal por el cual los niños se ajustan a la pérdida de lo amado. Tiene mucho en común con la depresión o estado de tristeza, y puede causar una serie de complicaciones. Sin embargo, después de un periodo o con un acompañamiento terapeútico adecuado, puede ser sobrellevado sin ningún problema.
  2. El duelo complicado: Desviación o estancamiento que ocurre dentro del proceso de duelo. Se considera patológico, es decir, no es normal y puede traer consigo complicaciones como el deterioro de la vida social. Los síntomas permanecen después de seis meses del suceso, por lo que es importante buscar la ayuda de un especialista.
  3. El duelo anticipado: Dolor emocional que aparece con el anuncio de una muerte inminente de algún ser querido, puede ser el resultado de alguna enfermedad terminal.

El proceso de duelo es una etapa normal y necesaria que surge después de haber sufrido una pérdida. Sus funciones principales son ayudar a aceptar la pérdida, favorecer la adaptación a un ambiente nuevo y a cambios importantes, así como a reflexionar sobre la vida.

Las cinco fases del duelo
  1. La negación: “Esto no puede estar pasando”
  2. La ira: “¿Por qué a mí? ¡Que injusto!”
  3. La negociación: “Y si hubiera…”
  4. La depresión: “Te extraño, que ya no estés me pone triste”. Cabe mencionar que “depresión” no es sinónimo de trastorno mental. Se puede sentir mucha tristeza durante esta fase, sin embargo, solo es cuestión de tiempo y cuidados para salir de este escalón del proceso.
  5. La aceptación: “Yo estoy bien y todo estará bien”

¿Cómo ayudar a los niños a superar el duelo?

Inicialmente expresarán temor y confusión respecto al tema, sobre todo, si se trata de la muerte de algún ser querido o de alguna situación que perciban negativa, como el divorcio. Es importante recordar que los niños son inocentes, pero también son muy inteligentes por lo que no hay motivo para ocultar lo que está pasando. Sin embargo, hay que hablar con claridad de acuerdo a su edad, sin olvidar la sensibilidad. 

Durante la segunda etapa del duelo se presentará el enojo de varias maneras: enojo hacia los hermanos o padres, se desquitan con amigos del colegio o simplemente se encuentran enojados consigo mismos. Esta emoción es parte del duelo, es temporal y necesaria para continuar el proceso hacia la curación, por lo que es importante dejar que se expresen libremente sin juzgar o reprender.

Existen algunos métodos para desahogar el enojo: 

  • Realizar ejercicio físico.
  • Establecer un juego donde tengan una conversación imaginaria con la persona con la que están enojados.
  • Facilitar la expresión de emociones, como llorar y sentir esa tristeza que guardan dentro de sí.
  • Brindar un ambiente cálido y estructurado.
  • Promover la comunicación estableciendo vínculos afectivos. La idea es que se sientan seguros al expresarse abiertamente.

Posteriormente vendrán los sentimientos de tristeza, un anhelo a que las cosas sean como eran antes de la pérdida. En estas fases (3 y 4) pueden surgir problemas de concentración, cambios en la alimentación, dificultades para conciliar el sueño o dormir por más tiempo, lo que puede influir negativamente en el humor y desempeño escolar.

Pasar por una experiencia desagradable es mejor cuando nos toman de la mano y caminan junto a nosotros durante el proceso…

*Con información de Dra. Erika Proal, Especialista de NEUROingenia,  y Ninotchka Domínguez, psicóloga de NEUROingenia Cancún.

Te puede interesar: 30% de los niños tienen problemas visuales.

Mamá Ejecutiva (1319 Posts)

Toda la información para la mujer que es mamá, esposa y profesionista, que busca lo mejor para su vida personal, familiar y profesional.


Share

Mamá Ejecutiva

Toda la información para la mujer que es mamá, esposa y profesionista, que busca lo mejor para su vida personal, familiar y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *