Hadewijch, la mística holandesa

En plena Edad Media, vivió Hadewijch, una mujer mística y poeta de la que poco se sabe y lo que se sabe de ella se lo debemos a sus propios escritos, es la madre de la literatura holandesa.

Desde siempre la estructura rígida y absurda de la Iglesia Católica ha sido cuestionada por muchos hombres y mujeres que quieren servir de acuerdo a los principios cristianos, sin tener que obedecer a Papas, obispos, cardenales y sacerdotes corruptos en cuerpo y alma. Los movimientos ideológicos y espirituales que han sido reprimidos desde Roma o la ciudad que ha sido sede del catolicismo, han sido muchos.

Entre las mujeres de la Edad Media existió la sociedad de las Beguinas, estas mujeres cristianas, rechazaban la idea del monacato y los conventos, vivían en comunidad de mujeres conforme a los principios cristianos, cuidando ancianos y huérfanos. Las Beguinas no estaban obligadas por ningún voto, ni lazo, a seguir una vida de amor a Dios y dedicación al prójimo, como tampoco existía nada que les impidiera regresar cuando ellas lo decidieran a una vida secular.

Entre esta comunidad vivió en el siglo XIII, una mujer de la que sólo se sabe lo que sus propios escritos nos dicen de ella, su nombre fue Hadewijch, también conocida como Hadewjich de Amberes, por lo que los escolares han deducido acerca de ella, se cree que nació en el seno de una familia de la nobleza, pues por sus textos se entiende que era una mujer muy culta y con acceso a escritos de algunos escolares contemporáneos a ella.

Hadewijch fue una iluminada laica y por lo mismo parece que fue perseguida por los católicos ultraconservadores que se encontraban a la caza de brujas. Hadewijch es reconocida como la primera poeta y escritora de la lengua holandesa, y la primera escritora de literatura religiosa en Europa en una lengua vulgar, sus obras fueron escritas entre 1235 y 1244.

Poder poner estas fechas para la actividad literaria de Hadewijch ha sido posible gracias a la mención en una de sus visiones de ciertos personajes históricos a los que hace referencia, en especial a una Beguina que murió víctima del inquisidor dominico holandés Robert Le Bougre, de nombre Aleydis.

Si bien su poesía habla de su amor por Dios y su comunicación directa con él, también hay quienes sugieren que Hadewijch habla asimismo del amor cortés, en muchos de sus poemas ella se identifica con un hombre, mientras a Dios lo identifica como la mujer del amor cortés. Hay quienes incluso la catalogan como una escritora de amor cortés místico. Por ser Dios el sujeto al que muchos de sus poemas se refieren de una manera mas identificada con el amor entre los seres humanos, que, bajo los preceptos de la Iglesia Católica, Hadewijch era vista como hereje y amenazada por los clérigos y jerarcas católicos. Se sabe por sus escritos y un testimonio que fue perseguida por los miembros holandeses de la Iglesia Católica. Hadewijch fue una mujer que no tuvo lazos con las comunidades monásticas de la época, aunque algunos estudiosos de sus escritos creen ver en ellos a una mujer que escapó de un convento para convertirse a la vida de las Beguinas donde el amor a Dios seguía siendo importante, pero no estaba atado a las promesas del monacato católico, pero esto no es más que una de las muchas especulaciones que existen sobre la vida de Hadewijch.

La obra y el nombre de Hadewijch permanecieron desconocidos durante siglos hasta que, en 1838, dos investigadores encontraron un manuscrito firmado por Hadewijch de Amberes en la Biblioteca Real de Bruselas. Hoy se conocen poemas, cartas que dirigió a lo que parecen ser discípulas dentro de la comunidad Beguina y algunos textos en los que habla de sus visiones, o experiencias místicas.

En uno de sus poemas, cuya traducción copio del libro “El Lenguaje del deseo” de María Tabuyo, editado por Trotta en 1999 en Madrid, Hadewijch dice:

“Si el Amado del amor sólo diera lo amable,

Su amor no sería completo;

No sería dicha en verdad; sino ilusión

Que sólo por piedad se nos daría.

Muestre Dios a los corazones atrevidos

Qué lástima sería que así fuese.”

Te puede interesar: Rosa Landa, una flor muy especial en la cultura mexicana.

Armando Enríquez Armando Enríquez (183 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *