Mary Quant la mujer que mostró las piernas de las demás

Mary Quant, la diseñadora inglesa creadora de una de las prendas más revolucionarias del siglo XX; la minifalda.

“Yo amo la vulgaridad. El buen gusto ha muerto, lo vulgar es vida.” Así se expresó Mary Quant en una entrevista que le dio a la periodista y editora de la sección de moda del diario inglés The Guardian en octubre de 1967. Esta mujer contestaría, que en ese momento tenía 33 años, es una de las diseñadoras de ropa más importantes e influyentes no sólo en materia de moda; en el comportamiento de la sociedad y la liberación de la mujer. Su diseño más importante apoyó los movimientos de revolución sexual y social de la década de los sesenta y se constituyó como uno de los grandes inventos del siglo pasado; la minifalda.

Aunque la historia es escrita de diferentes maneras como siempre y depende del país de procedencia de quien cuente la historia de la prenda, el nombre del inventor es diferente y más tratándose de una rivalidad como la existente entre Francia e Inglaterra, para los franceses el inventor de la minifalda es el modista francés André Courrèges, pero como alguna publicación define más allá de la batalla de los nacionalismos, se trata de una batalla entre los snob de la alta costura francesa contra el diseño urbano de Quant y en tiempos del #Meetoo también se puede ver como la clásica batalla del machismo francés en contra del éxito de una creativa mujer. Además, Quant tiene muy claro cuándo visualizó por primera vez su invento. Siendo una niña al observar a una chica un poco mayor que ella en la clase baile que bailaba tap con una pequeña falda tableada. Entonces pensó que eso era lo que ella quería.

El hecho es que la minifalda se popularizó de manera rápida en la década de los sesenta del siglo pasado, atrayendo a la juventud y como Quant menciona; en su momento era una prenda muy versátil que igual utilizaba la hija de un duque que la joven de una familia de trabajadores portuarios. Pero además era consciente de la fuerza de atracción y el empoderamiento que una minifalda causan.

Mary Quant nació en Londres el 11 de febrero de 1934 hija de maestros, creció odiando la ropa que heredaba de una prima, molesta con la forma en que la ropa en general le imponía una personalidad que no era la suya, así que llegado el momento de estudiar una carrera pensó en la moda, algo que sus padres pensaban que era demasiado aventurado y riesgoso, por lo que Mary aceptó ir a la escuela de arte. De acuerdo con una entrevista con la diseñadora concedida en 1985 a Thames TV, esto funcionó de maravilla para ella, pues mientras en las escuelas de moda se les enseñaba a los estudiantes a voltear a lo que sucedía en el mundo de la alta costura en Paris y recrearlo para minúsculos mercados en Inglaterra, ella decidió improvisar y diseñar el tipo de ropa que siempre había deseado usar ella, una ropa para jóvenes que reflejara su independencia y además se ajustara al cuerpo de las chicas de Chelsea. Así creó una moda que reflejaba la mente de la calle más de moda en Londres. Mary Quant alguna vez describió como la moda real para gente real y no una moda elitista como la de tantos otros diseñadores. Incluso Quant ha dicho que fueron esas jóvenes inglesas en los años de romper las reglas de lo establecido, las que le pedían faldas cada vez cortas.

Mary Quant estudió arte en la Universidad de Goldsmiths en Londres. En la universidad conoció a su esposo Alexander Plunket Greene, así como al socio de los dos un fotógrafo y abogado de nombre Archie Mc Nair, los tres crearon en 1955 la primera tienda de ropa de Quant llamada Bazaar que se ubicaba en King`s Road, junto a la cafetería Fantasie, propiedad de Mcnair y que era el centro de reunión de modelos, fotógrafos, músicos y sus novias, que eran las primeras en interesarse por la ropa de Quant. El principal problema que enfrentaron era que Mary no encontraba la ropa que quería vender en ningún mayorista, por lo que comenzó ella a diseñar y crear su propia línea de ropa. En 1957 abren la primera sucursal, ese año también Mary y Alexander se casan. Comienza la venta de minifaldas para las estilizadas y delgadas chicas de Chelsea.

Una de las cosas que más llamaba la atención de las tiendas de Mary Quant eran los aparadores con maniquíes recreando divertidas escenas y en posiciones diferentes a las acostumbradas hasta ese momento en el mundo.

En 1962 Mary Quant firmó un contrato con la tienda norteamericana JC Penney y de esta manera se introdujo en el mercado norteamericano, pronto estaba surtiendo órdenes de prendas de vestir para Inglaterra, Estados Unidos y diferentes países de Europa.

Pero para que no quede duda de la capacidad y de la inventiva de Mary Quant, ella no se limitó a la minifalda y sus variantes como el minivestido o la versión en pantalones conocidos como “hot pants” todos ellos un éxito en la moda y una declaración de la libertad de la mujer que ya no estaba restringida a las faldas acampanadas de la posguerra, los corsés y fajas. Mary Quant se dedicó a diseñar también mallas de colores brillantes para vestir las largas piernas de las mujeres que vestían sus prendas, trajes de baño que encargaba a los mismo creadores de leotardos para la danza. Su modelo favorita era Twiggy una muy delgada modelo inglesa que sin duda fue la precursora de la anorexia y que era el epítome de esa chica Chelsea que Quant soñaba utilizara su ropa; alta y delgada. Twiggy se convirtió con los años en actriz y aparece en la divertida película “Blues Brothers” que estelarizan John Belushi y Dan Ackroyd.

Mary Quant diseñó y creó zapatos y botas de plástico con colores llamativos, botas que se convertían en zapatos retirando el tubo de la bota que tenía un cierre con el que se unía a la parte inferior de la prenda. Utilizó el plástico como material para sus creaciones, lo que hacía muchos de sus diseños totalmente “modernos” para sus consumidores. Impermeables y rompevientos de plástico fueron parte de sus exitosos diseños. Incursionó también el mundo de la ropa interior para mujeres y pronto estaba diseñando boinas para Kangol, corbatas para hombres, ropa para niños.

También ha diseñado muebles, textiles y hasta una muñeca, llamada Daisy, que supongo estaba mejor vestida que la famosa Barbie.

Su compañía adoptó su nombre y Mary Quant se convirtió en una marca sinónimo de moda; atrevida, divertida, de vanguardia y accesible. Su logo, una flor margarita estilizada, es aún reconocible como el emblema de su marca. Su principal mercado se encuentra, curiosamente fuera de la isla británica, en el lejano Japón.

En 1966 enfocó sus esfuerzos en un nuevo mercado y se dedicó al maquillaje, la cara de una mujer es muy importante y de acuerdo con Mary, al igual que la moda el maquillaje se había estancado y vuelto el rostro de la mujer inglesa en algo sin chiste y estandarizado y aunque sólo tiene 32 años escribe y publica su autobiografía “Quant by Quant”. En 2012, cuarenta y seis años después publicó una nueva autobiografía titulada “Mary Quant: Autobiography”, además ha escrito y publicado libros sobre el color, maquillaje, lipsticks,

En 2009 el Correo Real de la Gran Bretaña emitió una serie de 10 timbres postales celebrando el diseño inglés del siglo XX entre ellos uno esta dedicado a la minifalda de Mary Quant.

En 2015, Mary Quant fue nombrada Dame de Inglaterra, título equivalente al de Sir en los hombres. Mary Quant tiene 84 años y vive en Londres.

Te puede interesar: Margaret Ann Bulkley mejor conocida por James Barry.

Armando Enríquez Armando Enríquez (193 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *