Clare Hollingworth, la mayor primicia del siglo XX

Con veintisiete años y una semana en el trabajo Clare Hollingworth se convirtió en la periodista que anunció el inicio de la II Guerra Mundial desde el frente polaco. Esa no fue su única guerra.

Clare Hollingworth no fue la primera corresponsal de guerra inglesa, pero sin duda su trabajo a lo largo de más de seis décadas la hizo presenciar y registrar casi todos los conflictos bélicos de relevancia en el siglo XX.

Clare Hollingworth nació el 10 de octubre de 1910 en Leicester en el Reino Unido, su padre era un agente de ventas de un zapatero de la región. Claire pasaba los veranos en una granja donde junto con su hermana Edith, dos años menor que ella, descubrían diferentes, de acuerdo con sus propias palabras, aspectos de la vida. Ya desde su infancia Clare fue testigo de la guerra, en las cercanías de Leicester ocurrieron al menos dos bombardeos alemanes desde un Zepelin durante la I Guerra Mundial. Años más tarde a su padre le gustaba llevar a sus hijas a los sitios históricos de las grandes batallas inglesas.

Su educación fue la de una niña y joven perteneciente a una clase social alta, el negocio de las botas se había beneficiado de la Guerra, lo que dio a su padre una postura económica bastante holgada. Clare estudió a la edad de 16 años por insistencia de sus padres en la Universidad de Leicester Ciencias domésticas. Su excelente formación anterior pretendía culminar de acuerdo con sus padres con el estudio esperado de toda joven inglesa para convertirse en ama de casa. Clare estaba comprometida para casarse en 1932 y tenía un trabajo que le ayudaba a mantener cierta independencia económica, sin embargo, Clare estaba más interesada en la política mundial y el nacimiento y amenaza que representaba el nacionalsocialismo alemán que por la idea de convertirse en ama de casa. En 1933 el compromiso se rompió. Con la ayuda de sus padres, Clare se inscribió en el Instituto de Altos Estudios Internacionales en Ginebra, para tomar cursos de relaciones internacionales.

A su regreso a Inglaterra, Clare Hollingworth consiguió un trabajo en la Unión de la Liga de las Naciones, una especie de rama de la Liga de las Naciones en Londres y para la cual Clare, daba platicas y seminarios. Viajaba también ocasionalmente a Ginebra a la Liga de Naciones donde se codeaba con los corresponsales de los diarios ingleses. En el verano de 1934 viajó a Croacia a con el objetivo de aprender croata y tras el verano regresó a Inglaterra para continuar su trabajo en la Unión de la Liga de las Naciones sin haber aprendido croata. A finales de ese año conoció a Vandeleur Robinson un hombre 10 años mayor que ella que también trabajaba en la Unión de la Liga de Naciones y con el que se casó a finales de 1935.

En 1938 la pareja ayudaba a personas a escapar de la persecución nazi, operando desde Praga. Clare trabajó no sólo con ciudadanos checoslovacos, a partir de la primavera de 1939 ayudó también a ciudadanos polacos, alrededor de unos tres mil ciudadanos en la mira de los Nazi. Los esfuerzos y el tesón de Hollingwoth convencieron a los altos mandos del Daily Telegraph de contratarla como reportera, en su primer viaje de regreso a Polonia el 27 de agosto de 1939, Claire detuvo el automóvil propiedad de un diplomático inglés que conducía rumbo a la ciudad fronteriza de Katowice, el cual había sido rebasado unos minutos antes por un comando de motociclistas alemanes que al ver la bandera inglesa que ondeaba en el frente del auto continuaron su marcha y observó gracias a una ráfaga de viento que levantó los toldos camuflados que los ocultaban a cientos de tanques alemanes alineados contra la frontera polaca, que se encontraba a un poco más de 30 km. Clare llegó a Katowice para llamar a Londres y anunciar a su diario acerca de su descubrimiento. Esto se convirtió en una de las mayores primicias informativas que se han dado a lo largo de la historia del periodismo. La portada del diario inglés publicó el 29 de agosto de 1939 en su portada la información de su novel corresponsal. El 1º de septiembre Clare volvió a llamar a la redacción del diario para informar sobre el inicio de la invasión Nazi a Polonia, ante la incredulidad del redactor del diario, Clare sacó el teléfono por la ventana para que en Londres escucharan el pasar de los tanques alemanes bajo su ventana.

Clare Hollingworth es reconocida como la más importante periodista guerra. Durante el conflicto mundial reportó además del frente en Polonia, desde Grecia, Rumania, en Bucarest cubrió la abdicación de Carlos II de Rumania, más allá de la II Guerra Mundial. Los frentes en Turquía y Egipto. Clare Hollingworth fue no sólo una importante reportera, fue osada. En tiempos en los que las mujeres reporteras no eran acreditadas para estar en el frente de guerra, ella consiguió estar en lugares importantes, por ejemplo, junto a Eisenhower en el frente de Argelia.

Al finalizar la II Guerra Mundial, Clare fue una de las primeras reporteras en estar en el conflicto de Palestina, se jactaba de haber negado el saludo a Menahem Begin, futuro primer ministro israelí, por su participación en un bombardeo contra civiles palestinos. Estuvo un tiempo en Beirut. En 1951 se divorció y poco después se caso por segunda vez. Esta vez con Goeffrey Hoare, corresponsal del Time’s en Medio Oriente, quien falleció en 1965.

En 1963 siguiendo una historia de espías ingleses del MI6 que habían huido con información a la Unión Soviética, Hollinworth descubrió a un tercer doble agente llamado Kim Philby y le dio la primicia a The Guardian, diario para el que trabajaba en ese momento, que por temor a una demanda del gobierno inglés, decidió no publicar la historia por unas semanas hasta que el propio gobierno se vio obligado a aceptar la existencia de este tercer espía.

En 1967, se convirtió en la corresponsal del Daily Telegraph en la guerra de Vietnam y una vez más con ese ojo analítico y su gran poder de observación anuncio las negociaciones de Estados Unidos con el Vietcong y vaticinó el abandono de Estados Unidos, sin haber logrado su objetivo.

En 1973 se convirtió en la corresponsal del Daily Telegraph en la República Popular de China.

Entre sus grandes entrevistas se encuentra la que hizo al Shah de Iran y que se dice que fue la última que dio el gobernante iraní. Su sobrino en la biografía de la periodista titulada “Of Fortunes and War: Clare Hollingworth, First of the Female War Correspondances” dice que también fue la autora de la primera entrevista que el joven gobernante iraní concedió al inicio de su sangriento reinado.

Consiguió el apoyo de Indira Gandhi para dirigirse a la guerra entre India y Paquistán.  Salvó muchas veces la vida, rompió muchas veces las reglas con tal de hacer su trabajo. En alguna ocasión declaró: “No sé porque me emociona tanto estar en la guerra, no soy valiente.” Decidió radicar en Hong Kong desde 1981 hasta su muerte ocurrida el 10 de enero de 2017 cuando tenía 105 años. Clare Hollingworth publicó a lo largo de su vida 4 libros sibre sus diferentes experiencias como periodista y una autobiografía que tituló: Front Line publicada en 1990

Sus restos de acuerdo con su última voluntad fueron enterrados en Hertfordshire Inglaterra.

Te puede interesar: Algunos hombres no tan necios.

Armando Enríquez Armando Enríquez (195 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *