¿Cómo elegir y usar el autoasiento?

No todas las personas tienen las aptitudes para conducir un automóvil, por lo que es una decisión que se debe tomar a conciencia. Me atrevo a afirmarlo por distintas experiencias, desde cruzarme en el tránsito con individuos manejando mal y de malas, otros que viajan con sus hijos sin autoasiento, hasta conocidos que en el calor de la plática hacen alarde de la velocidad con la que conducen.

Es alarmante que en México se obtenga fácilmente una licencia de manejo, pues la falta de educación vial y el estrés que se vive en el tránsito, pueden convertir a cualquiera en un peligro para la sociedad. Las cifras lo demuestran, de acuerdo con la marca Graco, en nuestro país fallecen 2 mil 200 niños en accidentes viales.

Como mamá este escenario me preocupa, pero también me ocupa; si bien no puedo tener el control de lo que va a pasar, sí puedo resguardar lo más posible la seguridad de mi hija con un autoasiento. Estas son las recomendaciones de Alma Cruz, experta en Sistemas de Retención Infantil, para adquirir un autoasiento de calidad y usarlo correctamente:

1.- Poner atención en la certificación, la cual debe ser europea o americana, pues en México no existe una regulación relacionada con el uso de autoasientos y por lo mismo no todos los coches cuentan con sistema de anclaje. Asimismo, es importante no comprar uno de segunda mano, pues no hay manera de comprobar si la silla ya estuvo expuesta a un accidente y, por seguridad, después de cualquier incidente, leve o fuerte, el autoasiento debe remplazarse.

2.- Elegir uno con arnés de cinco puntos, el clic de pecho debe quedar a la altura de las axilas del niño y se recomienda evitar chamarras estorbosas que impidan tensar bien el arnés.

3.- Revisar la caducidad, la cual se encuentra en la parte de atrás del autoasiento, en la base o en el manual, y esta depende del modelo de la silla y la marca. Generalmente dura entre 6 y 7 años, a partir de su fecha de fabricación.

4.- Instalar la silla correctamente, puede ser con anclaje o con cinturón de seguridad, nunca con los dos sistemas juntos. Si es con anclaje éste tiene un límite de peso, depende del autoasiento. Esta información se encuentra en el manual.

5.- Usar y cambiar el autoasiento oportunamente:

  • Desde que nace hasta los 3 o 4 años, el niño debe viajar con la silla en sentido contrario a la marcha.
  • A partir de los 5 años el niño puede viajar de frente en booster o elevador.
  • Desde que nace hasta que mide 1.45 m, entre los 10 y 12 años, el niño debe viajar en autoasiento.
  • El niño estará listo para viajar solo cuando al ubicarse en el asiento del coche, el cinturón no le quede en el cuello, de manera que lo pueda lastimar.

La vida de tu hijo no tiene precio, piénsalo así: “comprar un autoasiento no es un gasto, es un seguro de vida para él”.

Te puede interesar: Haciendo las pases con mi cuerpo.

Jaz Mendoza Jaz Mendoza (272 Posts)

Fundadora y editora de Mamá Ejecutiva, espacio dedicado a la madre que trabaja. De una manera más cercana con las lectoras, comparte sus experiencias en su columna #MamáEnBalance. Colabora en distintos medios con temas relacionados al bienestar integral. Síguela en redes sociales: Twitter @jaz_mendoza y FB/IG @jaz.mendoza.p


Share
Jaz Mendoza

Jaz Mendoza

Fundadora y editora de Mamá Ejecutiva, espacio dedicado a la madre que trabaja. De una manera más cercana con las lectoras, comparte sus experiencias en su columna #MamáEnBalance. Colabora en distintos medios con temas relacionados al bienestar integral. Síguela en redes sociales: Twitter @jaz_mendoza y FB/IG @jaz.mendoza.p