Mileva Maric, la mujer detrás de la relatividad

Mileva Maric fue la primera esposa del gran científico del siglo XX, parece haber sido el pilar de las victorias del genio, no sólo porque lo apoyó como pareja. Por ejemplo, porque era mejor matemática que él.

Wird sind ein Stein, era una de las frases que Mileva Maric utilizaba durante su matrimonio y significa “Somos una piedra”, pero es un juego de palabras que también significa “somos Einstein.”

Todos conocemos la importancia de la teoría de la relatividad en la historia de la ciencia y en la historia misma de la humanidad. Todos reconocemos que el autor de esta teoría y otras ideas que cambiaron a la física, la astrofísica y la astronomía entre otras ciencias de manera radical fue Albert Einstein. Con esa estampa bonachona y los cabellos revueltos con la que conocemos por lo general al científico. La mayor parte de las veces los trabajos de los científicos se llevan a cabo con colaboradores en el caso de Einstein, quien cuando publicó su teoría de la relatividad, era un amargado burócrata que trabajaba en la oficina de patentes y sostenía con trabajos a su familia, la mayor colaboradora en la elaboración, comprobación y formulación de su trabajo fue su primera esposa; Mileva Maric. Sin embargo, Einstein a lo largo de su vida olvidó mencionar a su esposa y jamás le otorgó crédito alguno, pero existen fuentes, cartas del mismo Einstein que han dejado entrever la importancia de Mileva en la ciencia, eso sin contar un hecho que parece haberse dado para limpiar la conciencia del investigador norteamericano-alemán.

Mileva Maric nació en una ciudad del imperio austrohúngaro llamada Novi Sad a orillas del río Danubio, y que es parte hoy de Serbia, el 19 de diciembre de 1875. De hecho, Mileva tenía orígenes serbios que la hicieron el blanco de la discriminación racista de la madre de Einstein, sin imaginarse que por las mismas razones su hijo habría de huir años después a Estados Unidos al sentirse amenazado por el nazismo.  Mileva fue una niña extraordinaria que con el apoyo incondicional de su padre logró entrar a la secundaria y más tarde en 1896 a la facultad de física y matemáticas de ETH (Eidgenössische Technische Hochschule) de Zurich. La generación de Mileva estaba compuesta por sólo cinco alumnos, siendo ella la única mujer del grupo, sus cuatro compañeros incluían al joven Albert Einstein.

Una gran amistad nació desde un inicio entre los dos. Mileva Maric le dio clases de matemáticas a Einstein y el joven científico en ciernes reconocía en la joven a la única persona que lo entendía y con la que podía debatir e intercambiar ideas. Compartían, además, la afición por la música que incluía veladas musicales donde Einstein tocaba el violín, Mileva un instrumento musical de cuerdas que físicamente recuerda a la mandolina llamado tambura y eran acompañados por una amiga de ella, una joven austriaca de nombre Helena Kaufler, que tocaba el piano y quien con el tiempo se convirtió en la mejor amiga de Mileva por el resto de su vida. La correspondencia de Mileva con Helena dada a conocer por un nieto de la austriaca ha puesto muchas pistas sobre la personalidad verdadera de Mileva y su importancia en el desarrollo de los famosos papeles de Einstein presentó en 1905 y lo convirtieron en el científico del siglo XX. La amistad entre Mileva y Albert creció hasta convertirse en un noviazgo que creó circunstancias poco favorables para ellos, en especial para Mileva. Primero la enemistad de Einstein con el profesor Heinrich Martin Weber que supervisaba a los dos jóvenes llevó al parecer a cierta animadversión del profesor por la joven. Lo que de alguna manera parece haber sido clave para que ella no pudiera graduarse, mientras Albert lo logró. Además, Einstein la embarazó y esta tuvo que regresar al hogar paterno en Novi Sad, en 1901, para dar a luz a una niña que se llamó Lieserl. La niña nació al parecer mal o enfermó de escarlatina y murió, aunque otras versiones dicen que fue internada en un orfanato o fue dada en adopción y aunque nada se sabe con certeza al parecer la niña murió en 1902 o 1903. Einstein jamás en su vida mencionó la historia de Lieserl y de no haber sido por las cartas de Mileva, esta historia tan desafortunada jamás se hubiera conocido. Mileva regresó a Zurich donde además tenía que aguantar a Paulina la madre de Einstein, quien la discriminaba por no ser judía, Mileva era cristiana ortodoxa, le llamaba bruja por ser cuatro años mayor que Einstein y además la despreciaba racialmente por ser serbia. Se ve que la madre del gran científico era tan encantadora como cualquiera que ovacione las ideas de Hitler.

Finalmente, en 1903, una vez que Albert encontró trabajo en la oficina de patentes, Mileva y Einstein se casaron. Durante esos años trabajan a diario en la elaboración de los trabajos que habrían de llevar a la fama a Albert. En mayo de 1904 nace Hans Albert Einstein y en julio de 1910 Eduard. Hans Albert se convirtió en Ingeniero y Eduard desarrolló esquizofrenia a partir de los 20 años y vivió gran parte de su vida internado en un hospital psiquiátrico y bajo los cuidados de Mileva.

En 1905 Albert Einstein presenta sus famosos papeles, con los que habría de ganar el Premio Nobel. A partir de un testimonio de oídas se dice que el científico ruso Abram Joffe vio los originales de los papeles y venían firmados por Albert y Mileva Einstein. Los que se presentaron al final iban sólo firmados por Albert. Por los conocimientos matemáticos y por los papeles que trabajó durante su estadía en la escuela en Zúrich se cree que las grandes aportaciones de la científica estaban principalmente en el ensayo acerca del efecto fotoeléctrico, que había sido uno de los temas más desarrollados por Mileva.

En 1916 cuando Einstein pidió el divorcio a Mileva, el acuerdo al que llegó la pareja fue que si alguna vez Einstein ganaba el Premio Nobel, todo el dinero sería para Mileva y sus dos hijos. Cosa que sucedió en 1921. Para muchos de los estudiosos de Mileva esto puede demostrar la culpabilidad que en algún momento pudo haber sentido el físico al eliminar el nombre ella de los papeles.

Mileva murió el 7 de agosto de 1948 en la miseria, el dinero del Premio Nobel lo gastó en Eduard. Einstein jamás habló de una participación de ningún tipo por parte Mileva en la teoría de la relatividad. No existe ninguno de los borradores de los ensayos concernientes a la Teoría de la Relatividad y eso es algo muy extraño en un caso como el de Einstein. Todas las cartas de Mileva dirigidas al científico fueron destruidas por el destinatario, lo mismo sucedió con otras que se encontraron en los archivos del genio por sus biógrafos y defensores.

Te puede interesar: Madam Efunroye, esclavista y abolicionista.

Armando Enríquez Armando Enríquez (207 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *