Sarla Thakral, las primeras alas de la India

Sin olvidar tradiciones y reglas sociales de la India, esta mujer rompió el techo de cristal de una profesión considerada para hombres, justo en los inicios de la misma.

La India es un país de tradiciones y leyes sociales rígidas. Hace poco más de ochenta años, una joven delgada de 21 años y madre de una niña de cuatro se convirtió en la primera mujer en pilotar un avión en la India. Su nombre Sarla Thakral.

La foto más conocida de la piloto muestra a una joven sonriente vestida con el típico sarí, pero lleva su gorro de piel típico de los pilotos y los antejos que eran obligatorios en las aeronaves que tenían la cabina del piloto sin techo. A su lado se encuentra el avión biplano conocido como Gipsy Moth producido por la empresa británica De Havilland, que ella piloteo.

Sarla Thakral nació en Nueva Delhi, India en 1914. A los dieciséis años se casó con un hombre llamado P.D. Sharma que era aficionado a la aviación y de hecho se convirtió en el primer hombre en la india en conseguir una licencia de aviación como correo. La ruta que recorría Sharma era Lahore y Karachi, ambas ciudades hoy parte de Paquistán y separadas por una distancia mayor a los 1240 kilómetros, un trayecto que en automóvil en nuestros días lleva más de dieciséis horas. Sarla se interesó por la actividad de su marido. La familia de Sharma era aficionada a la aviación y nueve de sus miembros eran pilotos. Sarla no sólo recibió el apoyo de su marido para dedicarse a la aviación, también su suegro fue un apoyo importante para que ella se dedicara a pilotear un avión. La familia política de Sharma jamás vio con malos ojos las ambiciones de Sarla y su esposo celebró la posibilidad de un décimo miembro de la familia piloto.

El día que Sarla surcó por primera vez el cielo en 1936, se convirtió en la primera mujer india pilota de avión. Ese mismo año Sarla consiguió volar más de mil horas lo que le permitió obtener una licencia tipo A como pilota aviadora en India. Tres años después, en 1939, cuando iba a obtener la licencia como piloto comercial, un par de hechos impidieron que la joven lograra esa meta, la primera fue la trágica muerte de su marido en un accidente aéreo, la segunda fue la parálisis que sufrió la aviación comercial de la India ante los preparativos británicos para la II Guerra Mundial. Sarla se mudó a vivir a Lahore con sus dos hijas. Entró en la Escuela de Bellas Artes de Lahore que es hoy, La Escuela Nacional de Artes de Paquistán, donde se especializó en la Escuela de Pintura Bengalí y se graduó, regresó a Nueva Delhi y se dedicó a la pintura, al diseño de joyería, sarís, y con el tiempo diseño también vestuarios para la Escuela Nacional de Teatro de La India. Fue una exitosa empresaria textil y en materia de joyería.

En 1948 se casó por segunda vez.

Sarla Thakral murió el 16 de marzo de 2008. Hoy el sarí es no sólo una prenda tradicional que portan las mujeres de la India, es en muchos sentidos un símbolo feminista de la fuerza y el empoderamiento de las mujeres de aquella nación que lo llevan con la frente en alto en las diversas actividades que desempeñan, sin importar los altos cargos políticos o empresariales, y con esa misma actitud Sarla Thakral lo vistió al subir aquel día de 1936 al sitio del piloto durante su primer vuelo.

Te puede interesar: Mileva Maric, la mujer detrás de la relatividad.

Armando Enríquez Armando Enríquez (203 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *