Mathilda d’Orozco, compositora sueca del siglo XIX

Mathilda d’Orozco, de origen italiano-español, compuso e interpretó canciones para la corte sueca durante la primera mitad del siglo XIX y es reconocida en aquella nación por ello.

¿Cuántas veces no hemos leído en obras literarias o visto en las pantallas grande, chica o XS del celular imágenes que representan las tertulias y convivios de la aristocracia europea? Siempre hay alguien que canta o toca un instrumento, esta es la historia de una de estas personas. Una bellísima mujer que conquistó a la aristocracia y a la corte sueca de las primeras décadas del siglo XIX.

Mathilda d’Orozco, ese fue su nombre de nacimiento y a lo largo de su vida su apellido cambió en tres ocasiones pues tuvo tres matrimonios.

Mathilda Valeria Beatrix María della Trinita nació el 14 de junio de 1796 en Milán, Italia era hija del embajador español ante la corte de Tuscana, el Conde Nicolás Blasco de Orozco y Gómez. Su madre la baronesa Sabina Lederer. Mathilda creció en Italia, en especial en Florencia, fue ahí donde en 1811, a los quince años, conoce a un grupo de nobles jóvenes viajeros suecos que se encuentran conociendo Europa y educándose. Dos de ellos Frederick Ridderstolpe y Josias Montgomery-Cederhielm se enamoran de la adolescente, pero no se atreven a pedir su mano, una al creer que no tendrán el dinero suficiente para mantener a la joven y dos porque temían la negativa de la joven y sus padres ante el clima de Suecia. Aún así los suecos se encontraron con la italiana en diferentes ciudades, Josías Montgomery-Cederhielm al escribir sobre Mathilda la describe como; la rosa del sur, con estatura angelical y la más encantadora de las voces. Ya desde ese entonces, Mathilda fascinaba a los congregados en las reuniones de aristocracia con la tesitura de su voz.

Con el tiempo los suecos regresaron a casa, pero en especial Montgomery-Cederhielm se mantuvo en contacto con la familia d’Orozco. Matilda se casó en 1813, con un hombre mucho mayor que ella llamado Bartolomeo Cenami, quien era el encargado de los caballos de la Gran Duquesa de Toscana; Elisa Bonaparte, hermana menor de Napoleón. En 1815 enviudó y Montgomery-Cederhielm al enterarse, envió sus condolencias a la familia y tras un periodo razonable en otra misiva pidió permiso para cortejar a Mathilda, ante la respuesta afirmativa y después de unos meses pidió la mano de la joven. Dice una historia que Mathilda había olvidado cuál de los suecos era cual y que hasta la llegada de Montgomery a Florencia ella vivió con la idea de que era Ridderstolpe con el que ella se casaría, por lo que la llegada de Montgomery tuvo en un principio un impacto desfavorable en la viuda. A pesar de esto, si es que es cierto, la pareja se casó en 1817 en Viena por la iglesia católica y al llegar a Suecia se casaron de nuevo esta vez como luteranos. El matrimonio se estableció primero en Sejersjö a las afueras de Örebro, desde un principio Mathilda se distinguió por ser una excelente anfitriona de tertulias y al poco tiempo la joven, que rápidamente aprendió sueco, también esta ofreciendo sus convites a la aristocracia de Estocolmo.

Mathilda y Josías Montgomery-Cederhielm tuvieron cuatro hijos, a principios de la década de 1820 compraron una mansión cercana a Estocolmo, que aún existe y se llama Stora Frösunda. Esta propiedad era la residencia de invierno de la familia y las veladas de Mathilda se ofrecían en ella. En esos años conoció al famoso escritor sueco Esaias Tegnér, quien se volvió en asiduo a la casa y a Mathilda, ella cantó y musicalizó algunos textos del escritor. En 1825 el conde Montgomery-Cederhielm murió y Mathilda quedó viuda por segunda vez, en esos años comenzó su gran producción musical y algunas de sus composiciones dedicadas a miembros de la aristocracia y del poder político de Suecia se publicaron y se hicieron populares.

Fueron años en que en Suecia muchas grandes mujeres manifiestaron sus talentos y habilidades en diferentes campos del quehacer humano. Mathilda conoció y fue amiga de muchas escritoras como Fredrika Bremer, compositoras como ella, de la misma manera que de los grandes hombres de la literatura sueca de ese momento además de Tegnér, C.V. Bottiger y Carl Gustav von Brinkman, visitaban las veladas de Mathilda y compartían con ella sus trabajos e ideas.

Existe un cuadro del pintor Axel Johan Fägerplan donde se ve a Mathilda sentada frente a un piano, aunque existen otras imágenes de ella esta es excepcional pues muestra la riqueza de la mujer sólo en lo esplendido de su vestimenta.

En 1839 Mathilda se casó por tercera vez, en esta ocasión con un hombre 18 años más joven que ella, un Barón y oficial de la caballería llamado Carl Alexander Gyllenhaal , la familia se estableció en el oeste del país den Ölanda a casi 500 km de Estocolmo. Mathilda continuó componiendo, pero su música se transformó en marchas militares, valses, canciones enalteciendo a Suecia. También se involucró en la creación de escuelas especializadas para las niñas pobres de la región y se dedicó conforme pasaron los años a la jardinería. Mathilda escribió y publicó un libro de manera anónima, que contenía aforismo y canciones de su autoría en 1854.

Mathilda murió en Stora Ekeby el 19 de octubre de 1863.

Te puede interesar: Sarla Thakral, la primeras alas de la india.

Armando Enríquez Armando Enríquez (207 Posts)

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.


Share
Armando Enríquez

Armando Enríquez

Productor de Televisión desde 1986. Estudió cine en el CCC. Ha sido colaborador de diarios como El Economista, Punto y Aparte de Xalapa, Ver. Tiene cuatro libros publicados. Síguelo en sus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *