Connect with us

Verano y compras en tiendas físicas: ¿Qué cambios se esperan en los patrones de compra?

Comunicados de Prensa

Verano y compras en tiendas físicas: ¿Qué cambios se esperan en los patrones de compra?

  • El verano de 2023 presenta una necesidad de adaptación significativa de los negocios dada la ola de calor sin precedentes

  • Regreso a clases, ola de calor y vacaciones escolares, entre otros, deben ser consideras por el retail para tener éxito en la temporada.

Por Anabell Trejo, CEO y Cofundadora, Getin

La llegada del verano siempre implica una reevaluación de las estrategias de negocio, marcado por factores como las vacaciones escolares y la temporada de rebajas. Sin embargo, este año, la necesidad de adaptación es aún más significativa dada la ola de calor sin precedentes, que está transformando este periodo en un verano extraordinario.

La intensidad del calor ha provocado un ajuste notable en los patrones de comportamiento de los consumidores. Es evidente que el clima tiene un efecto en las decisiones de compra, un fenómeno que ha cobrado mayor relevancia en la antesala del verano de 2023, en el que solo en CDMX se rebasó con 5.5 grados el récord de la temperatura máxima promedio de junio de 2019. Estos cambios representan desafíos, pero también oportunidades para las empresas dispuestas a entender y adaptarse a estas nuevas dinámicas de consumo.

¿Cuáles serán las industrias que brillarán en el verano de 2023?

En el marco de esta temporada, ciertos sectores experimentan tradicionalmente un auge en sus ventas, que podrían potencialmente dispararse aún más debido a la ola de calor. Entre estos se destacan las tiendas de ropa con sus líneas de moda veraniega, los comercios de electrodomésticos que venden productos esenciales para combatir el calor, y los supermercados, que atraen a los consumidores con una variedad de alimentos, productos congelados y bebidas refrescantes.

El arranque de la temporada de verano no ha decepcionado. Las ventas de ventiladores y aires acondicionados han experimentado un aumento tal que la demanda está superando la oferta. Esta escasez de productos para combatir el calor es una muestra clara de cómo las altas temperaturas están moldeando los patrones de compra.

También se ha notado un incremento notable en el consumo de cerveza, con un aumento de hasta un 80%. Esto evidencia que la búsqueda de maneras de mantenerse fresco trasciende el ámbito de los electrodomésticos y llega hasta los hábitos de consumo de bebidas.

No obstante, no solo el clima está en un estado de cambio constante. Los hábitos de los consumidores también están evolucionando en respuesta a los crecientes problemas medioambientales. En México, donde el cambio climático ha incrementado la temperatura promedio en 0.85°C, la demanda de soluciones sostenibles solo seguirá en ascenso. Esta tendencia brinda una oportunidad para que las empresas que apuestan por la sostenibilidad se destaquen y lideren el mercado.

Los consumidores buscan aire fresco

Los cambios de temperatura también afectan el comportamiento de los consumidores en cuanto a cuándo y dónde deciden hacer sus compras. Las tiendas físicas con un ambiente fresco pueden atraer a los clientes que buscan un respiro del calor, mientras que las compras en línea pueden volverse más atractivas para aquellos que prefieren evitar el calor por completo.

Por si fuera poco, los patrones de afluencia medidos por tecnología de conteo científico de personas también se ven influenciados por eventos de ventas temporales como las ofertas especiales de Julio y el inminente regreso a clases, que hacen que los consumidores estén más atentos a las ofertas. En este entorno dinámico, las empresas necesitan tomar decisiones informadas para seguir siendo competitivas. Y ahí es donde la data y las métricas de comportamiento del consumidor son fundamentales.

Cómo hacer frente a los retos del verano

Medir diversas métricas claves que ofrecen empresas de conteo científico de personas, como Getin, entre las que están la atracción de los escaparates, las visitas a la tienda, la tasa de conversión de compra, el ticket promedio y los artículos por ticket nos permiten obtener una visión detallada del comportamiento del consumidor. Y, si se usan correctamente, pueden ayudar a las empresas a adaptarse a los desafíos del verano.

Pero, ¿cómo pueden las tiendas físicas utilizar estas métricas para impulsar sus ventas?

1. Ajustar el inventario según los patrones de compra: Si las métricas muestran que los clientes entran a la tienda durante las horas de mayor calor, podría ser útil preparar una estrategia para la venta de productos relacionados con el calor, como agua embotellada, ventiladores, o ropa fresca. La adaptación del inventario en función de las necesidades del cliente puede ser un factor decisivo para incrementar las ventas.

2. Preparación para el regreso a clases: Aunque estamos en pleno verano, muchos padres ya están pensando en el regreso a clases. Al conocer el desempeño de ciertas métricas de comportamiento de los visitantes en tienda, las empresas pueden detectar cuándo los clientes comienzan a comprar artículos escolares y ajustar sus promociones y disponibilidad de inventario en consecuencia.

3. Mejorar la experiencia en la tienda física: Si las métricas indican un alto número de visitantes, pero una baja tasa de conversión de compra, las empresas deben buscar formas de mejorar la experiencia. Esto es especialmente relevante durante una ola de calor, donde mantenerse frescos y cómodos puede ser esencial para fomentar las compras.

4. Optimización del personal: Las métricas de Getin también ayudan a evaluar la eficacia de nuestro personal. Si las métricas muestran que los empleados están siendo sub utilizados durante ciertos periodos, es posible ajustar los horarios para asegurar que el personal está disponible cuando más se necesita.

5. Planificación de promociones y descuentos: Aprovechar los picos de visitantes detectados para programar promociones o descuentos puede ser un potente impulsor de ventas.

6. Evaluación y ajuste continuos: Una de las mayores ventajas es la capacidad de evaluar oportunamente el rendimiento de las estrategias implementadas y ajustarlas de acuerdo a las necesidades. Es un proceso constante de aprendizaje y adaptación que permite a las empresas mantenerse al día con las tendencias del consumidor.

En conclusión, el éxito en el verano de 2023 requerirá un enfoque data-driven que tenga en cuenta tanto los cambios en el clima como las tendencias más amplias del consumidor. Solo así, las empresas podrán aprovechar todas las oportunidades que esta temporada tiene para ofrecer.

More in Comunicados de Prensa

To Top