Connect with us

Ingenieras mexicanas, con el reto de cimentar el futuro de la construcción 

Comunicados de Prensa

Ingenieras mexicanas, con el reto de cimentar el futuro de la construcción 

Hoy es innegable el impacto positivo de la población femenina en la actividad productiva; su impulso alcanza ámbitos como la ingeniería y la construcción.  

Y es que cuando hablamos de mujeres en estos campos, también nos referimos a trabajadoras que usan sus manos para dar forma al mundo desde distintas trincheras: arquitectas, carpinteras, maestras de obra, contadoras, administradoras, soldadoras, etc. Una variedad de profesionales que se desarrollan con alto compromiso y esfuerzo; sin embargo, aunque su participación se nota tienen el reto de ganar más espacios en la fuerza laboral.  

A propósito de ello, el pasado Día de la Mujer en la Ingeniería (23 de junio) distintas compañías especializadas en la construcción reconocimos su contribución y protagonismo en esta disciplina, además de los avances en la apertura de espacios y oportunidades para su desarrollo. Sin embargo, el reto es todavía mayúsculo.  

Por ejemplo, aunque cada día hay más ingenieras, su participación en la  población económicamente activa (PEA) es baja. De las 22.8 millones de mujeres  (de 15 años o más) que trabajan, sólo 1% de ellas –es decir 228 mil– lo hace en el sector de la construcción, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2022 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).  

Incluso para el rubro de construcción e ingeniería civil, durante el tercer trimestre del año pasado, la cifra registrada de profesionistas ocupados ascendía a 157 mil 614 personas, de las cuales 90.6% eran hombres y sólo 9.4% mujeres, según datos recabados también por el INEGI y la Secretaría del Trabajo (ST). 

Al respecto, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) suma  alrededor de 11 mil 800 afiliados. De ellos, 89.1% corresponden a firmas o negocios encabezados por hombres, mientras que 10.9% son empresas constituidas o representadas por mujeres. 

Sobre este tema, la discriminación, los prejuicios y las condiciones sanitarias en una obra de construcción son algunos factores que dificultan que las mujeres se integren plenamente al sector. Ante este panorama, afortunadamente, dependencias del sector público, además de agrupaciones privadas, generan cada vez más esquemas de integración para este grupo de población; no porque se trate únicamente de cumplir con una “cuota de género”, sino para generar ambientes de trabajo y de desarrollo de proyectos exitosos.  

Herramientas tecnológicas, factor a favor 

En este esfuerzo de integración, la tecnología representa una oportunidad para empoderar a las mujeres en el sector, pues las involucra en las obras. Y es que gracias a las herramientas digitales cada vez hay más elementos que hacen que el trabajo sea mucho más amigable. 

Aunque tanto como adaptarnos a las nuevas tecnologías, “el verdadero reto es querer hacerlo”, precisa Patricia Araiza, gerente de experiencia con clientes en  Gaya Sinergia Constructora, quien invita al gremio: “Si no te das la oportunidad,  no vas a notar los beneficios que te puede traer”. 

De esta forma, la capacitación en tecnología resulta fundamental para el futuro del sector y abre un camino hacia la igualdad en la industria de la construcción. Y  así lo entendemos cada vez más organizaciones especializadas. 

En el marco aún del Día de la Mujer en la Ingeniería, desde Procore reconocemos  el esfuerzo que diariamente realizan para cimentar el futuro de la construcción. Su  participación en las obras aporta ideas y capacidades que enriquecen el quehacer  de este sector: uno de los más importantes en toda la economía de Latinoamérica y, por supuesto, de México.

procore.com/es

More in Comunicados de Prensa

To Top
A %d blogueros les gusta esto: